martes, 17 de enero de 2012

proceso de reproducion de especie una tortuga marina.

Tortugas acuáticas.
Es del reino animal.

Dentro de la reproducción de las tortugas, en el caso de las marinas; lo primero que se ha de notar, es que los machos resultan ser más pequeños que las hembras, además presentan una cola mucho mas larga y ancha.
En si, la etapa de apareamiento se desarrolla en diferentes lugares del océano, principalmente en aguas profundas, pero algunos casos se pueden dar cercanos a playas, de allí que no se vean a los machos en la superficie en el desarrollo de la reproducción de las tortugas marinas, puesto que estos solo participan en la etapa del apareamiento.
El cuerpo de las tortugas presenta un orificio, el cual tiene una doble función dentro de la tortuga; así este orificio le sirve para expulsar las heces fecales y también para la reproducción. En el caso de los machos, este orificio es de donde sale el pene. Algo que vale la pena destacar, es que la esperma del macho, puede durar dentro de la hembra por varios años.
El desarrollo normal de la etapa de apareamiento, tiene como primer paso cuando los machos se posan en la parte superior de la hembra y se sujetan clavando las garras y se da paso a la reproducción. Cuando se trata de las tortugas marinas, puede suceder que por la gran carga de peso que supone soportar al macho, las hembras se hunden en lo profundo y por tanto se ahogan.
Las tortugas son reptiles, una clase de unas 6,000 especies de vertebrados que tienen piel con escamas, respiran aire y usan la luz solar para calentar sus cuerpos (ectodérmicos). Como todos los reptiles, las tortugas se reproducen por medio de fertilización interna y, como la mayoría de los reptiles, ponen sus huevos de concha blanda en tierra.
Una característica única de la tortuga es su concha. Esta estructura esquelética es una cubierta armada protectora de los órganos vitales internos. La parte superior de la concha, el caparazón, está cubierta con grandes estructuras como escamas llamadas escudos. El caparazón está conectado con la parte ventral, llamada plastrón, por medio de placas duras de concha conocidas como puentes laterales.
La cavidad corporal de gran tamaño de las tortugas, especialmente de las tortugas marinas, contiene una gran masa intestinal necesaria para digerir materiales vegetales y pequeñas criaturas marinas. La tortuga marina verde, que es básicamente vegetariana, tiene una característica única en su sistema digestivo. Una parte especializada de su tubo digestivo contiene simbiontes bacterianos que ayudan a digerir la celulosa. Sólo unos pocos otros reptiles son vegetarianos primarios.
La gran cavidad corporal también permite que la hembra produzca y mantenga un gran volumen de huevos. Las hembras de las tortugas marinas también son capaces de almacenar esperma viviente durante varios años, aunque la fertilidad decrece con el tiempo. Esto permite que la hembra fértil numerosas grupos de huevos sin tener que volver aparearse.
Además de usar sus pulmones para respirar, las tortugas también han desarrollados formas suplementarias de respiración. Algunas especies de tortuga acuáticas hacen pasar agua a través de sus vías nasales hasta la boca y garganta donde se extrae el oxígeno por la faringe. Esto se hace a través de la cubierta de la faringe que actúa a manera de una agalla. Algunas tortugas toman agua a través de su abertura anal donde se llenan y vacían dos sacos, lo que causa una lenta corriente que permite recoger oxígeno. Una tortuga de agua dulce de Australia tiene agallas cloacales para la respiración.
Tortugas acuáticas
Las tortugas pequeños (redondos, ovalados, etc...) tienen la limitante de que tan solo pueden albergar dos o tres tortugas. Tan solo necesitara un poco de grava, agua, un acondicionador para eliminar el cloro de ésta y un calcio de tortuga para evitar que su concha se ablande.

Sin embargo, para quienes prefieren que sus tortugas tengan un hábitat mas grande, se podrán utilizar peceras de vidrio de 5, 10 ó 20 galones que puedan decorarse con maderas, grava y piedras de tal manera que las tortugas puedan salir a la superficie. A este portugueño es conveniente instalarle un filtro (de preferencia interno) que ayude a mantener limpia el agua, para que no la tengamos que estar cambiando tan frecuentemente. Este filtro es opcional.

Ninguna tortuga de agua común es totalmente acuática, por lo que deben tener salida a la superficie. Realmente no necesitan grandes cantidades de agua para vivir, aunque tampoco deben estar en ambientes totalmente secos por mucho tiempo.

Reptiles adaptados en el mar.
La vida en el medio acuático ha influenciado la evolución de las tortugas marinas, por lo que han desarrollado grandes adaptaciones para desenvolverse en el medio donde viven.
Por ejemplo, han transformado sus patas en aletas, lo que las ha convertido en potentes nadadoras. Las aletas delanteras la utilizan para impulsarse, mientras las traseras le sirven como timón y para maniobrar dentro del agua. Además sus caparazones se han aplanado y sus cuerpos se han vuelto más livianos.
También se han adaptado fisiológicamente al mar. Así, aunque respiran aire en la superficie del mar, han desarrollado complicados mecanismos para poder mantenerse sumergidas por largos períodos de tiempo y a grandes profundidades.
Sanidad. Las tortugas acuáticas o galápagos son frecuentemente portadoras de salmonella, una bacteria que se aloja en el tracto digestivo de estos animales y que puede ser transmitida a los humanos con el peligro de que éstos contraigan la enfermedad de la salmonelosis. Esta es una de las conclusiones de un proyecto conjunto de la Junta de Andalucía y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en el que, además, se advierte de que estas especies, cuando son abandonadas por sus dueños en el medio natural, pueden, incluso, desplazar de su hábitat a los galápagos autóctonos de España.
Las tortugas expulsan esta bacteria a través de las heces y, tanto cuando están debilitados como cuando están sanos, existe la posibilidad de que transmitan la bacteria a los humanos, si bien cuando están enfermas las posibilidades de transmisión se multiplican y, por lo tanto, el desarrollo de la salmonelosis. Los colectivos de alto riesgo son los ancianos, los niños, las embarazadas y aquellas personas cuyo sistema inmunitario está debilitado.
Una tortuga puede ver mermada su salud cuando, por ejemplo, no toma el sol con frecuencia, no come el alimento adecuado (las crías son carnívoras, pero conforme van creciendo su dieta se va volviendo más omnívora e, incluso, vegetariana) y no vive en un agua permanentemente limpia. Los galápagos de la subespecie conocida como galápago de Florida o tortuga de “orejas rojas” empezaron a venderse como mascota a mitad del siglo XX en EEUU, donde llegaron a establecerse granjas para su crianza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada